¿Sabes los tipos de financiación para una startup o nuevo proyecto?

2019-05-30T08:56:05+00:0003/05/2019|Startups|

Se ha aceptado el anglicismo startup para referirnos a aquellos proyectos jóvenes que todavía están empezando o no aún no han comenzado.

Una startup puede ser cualquier idea individual o proyecto en grupo con la expectativa de convertirse en una empresa exitosa en un futuro. Con el boom de Internet ahora es más fácil que nunca crear tu empresa.

Por ejemplo, puedes crear un negocio de servicios online por tu cuenta, y aunque la inversión inicial sea menor que en una empresa tradicional, no estará exento de costes. Por eso te vendrá bien conocer los tipos de financiación para startup.

Si ya tienes una idea y piensas dar el paso para la creación de tu proyecto, te vamos a explicar cómo financiar una startup con diversos métodos. Para ayudarte, te los vamos a ordenar desde los que conllevan menor riesgo hasta los de mayor riesgo. ¿Comenzamos?

Conoce diferentes formas para financiar tu nueva empresa

Ahorros

Obviamente depende de lo ambicioso que vaya a ser tu primer proyecto, pero si realmente crees en tu idea deberías ser el primero en realizar la inversión. Ahorra una parte de tu sueldo durante un tiempo con el objetivo de crear tu empresa llegado el momento.

Aunque no lo creas, son muchos los negocios digitales que se pueden empezar con los ahorros de un año. Un blog o página web básica, por ejemplo, no suele superar los 1000 €.

Otra forma es trabajar y dedicar tiempo al proyecto en tus ratos libres. De esta manera la startup podrá ir nutriéndose con parte de tu sueldo. Aunque si tiene éxito tendrás que dedicarle tiempo completo, es una buena idea para ir probando y ver si funciona.

La Ronda Semilla

Lo encuadramos dentro del anterior método. En este caso el grupo de emprendedores aporta sus ahorros al proyecto. También cuando terceras personas, comúnmente amigos, familiares y conocidos, quieren aportar dinero para ayudarte a sacarlo adelante.

Plataformas Crowfunding

Una forma de financiación cada vez más popular que consiste en recaudar pequeñas aportaciones de inversores particulares (gente de a pie). La plataforma dará a conocer el proyecto y el emprendedor establecerá los precios de las aportaciones, ofreciendo distintas recompensas para los participantes.

Muchas startups recaudan miles de euros y llegan a financiarse por este método. El éxito dependerá de lo bien que presentes tu proyecto en la plataforma (conviene subir vídeo explicando lo que vas a hacer) y elegir bien las recompensas que ofrecerás a los participantes por haberte aportado el dinero.

A veces puede ser algo simbólico como agradecimiento. Por ejemplo, en el caso de un cantante que necesita recaudar para grabar un disco; las recompensas pueden ser discos firmados, componer una canción dedicada o dar un concierto gratis.

Aceleradoras de startups

Estas son empresas que sirven para impulsar un proyecto cuando todavía está en sus primeros pasos o aún no ha comenzado (en este caso se llamaría incubadora de empresas). Para contar con el apoyo de una empresa aceleradora, necesitarás un plan de empresa detallando bien la idea.

Los proyectos presentados pasarán por un proceso de selección donde se escogerán aquellos que vean con mayor potencial de crecimiento. La aceleradora te ayudará con recursos como la renta del establecimiento físico, la capitalización, asesoramiento continuo o te dará acceso a una red de contactos.

Las aceleradoras suelen estar patrocinadas por otras empresas privadas, entidades del gobierno o universidades. Su objetivo es ayudar a nuevas empresas a crecer.

Partnerships y trueques

Consiste en ceder beneficios de tu empresa a un profesional que trabaje y participe en la misma. Por ejemplo, imagina que has creado un producto y necesitas una página web para venderlo.

Puedes acordar con un profesional del diseño web la creación de la página y su mantenimiento a cambio de una parte de los beneficios una vez que empieces a vender el producto.

Puedes hacer un intercambio de servicios. Si se te dan muy bien las redes sociales pero se te hace difícil escribir el contenido de tu web. Puedes acordar con un redactor la escritura de varios textos mensuales a cambio de llevarle sus redes sociales.

El Business Angel o inversor privado

Para este método, lo ideal es que tu proyecto ya esté más o menos en marcha y haya obtenido algún ingreso. Aquí se trata de recurrir a alguien que ya tenga una empresa consolidada en tu sector de mercado y aprovechar su experiencia para que participe y aporte económicamente a tu proyecto.

De los beneficios que obtengas en el futuro, le darás una parte al inversor por haberse asociado contigo. De ahí la importancia de que tu proyecto ya esté en marcha y generando algún ingreso. Esto es fundamental para que el inversor privadovea rentabilidad en tu idea a largo plazo y quiera apostar por la startup.

Instituciones públicas

En las localidades o provincias, existe un organismo público de emprendimiento o una Cámara de Comercio. Realiza tu plan de negocio y acude a ellos para que te den asesoramiento. Aquí te informarán de las ayudas y subvenciones a las que puedes optar según el tipo de empresa que tienes en mente crear.

Fondos del gobierno

En ocasiones, el gobierno y las comunidades autónomas destinan unos fondos para ayudar a nuevos emprendedores. Es conveniente que pases por las oficinas públicas de empleo y las gestorías para informarte de las ayudas que haya cada año.

Banca pública o privada

No es nada sencillo obtener un crédito bancario para una empresa que acaba de empezar. Aquí vas a necesitarás redactar un plan de negocio mucho más elaborado y minucioso que en los métodos anteriores. Tendrás que presentarlo a la entidad bancaria junto con un aval (vivienda, vehículo, etc.) para garantizar que podrás pagar la deuda.

Es recomendable que preguntes a profesionales que ya hayan pedido un crédito y te asesores por contables con experiencia antes de pedir un préstamo.

¡Ahora es tu turno!

Esperamos haberte ayudado con los tipos de financiación para startup.

¿Qué más podemos hacer por ti? Si ya te has aventurado en la creación de tu propio negocio, en Gluppi ofrecemos servicios de telecomunicaciones para facilitar la comunicación entre empleados y clientes de tu empresa.

Ofrecemos planes con centralita virtual, telefonía IP, videoconferencias, chats y almacenamiento para que puedas controlar tu empresa desde cualquier parte.

Gluppi para Startups
¿Sabes los tipos de financiación para una startup o nuevo proyecto?
5 (100%) 6 votes

Deja un Comentario